¿Sabías que el asiento vacío de un auto bus es símbolo de debate en la ideología de género y la sociedad?

Más allá de la clasificación que se le aplica a los asientos por colores, tamaños y accesibilidad, se desprende una problemática social en torno a su uso; y es que el mismo asiento puede representar un poder oculto en quién se siente (o logre sentarse) en él. 

asiento

En la ciudad de Maracaibo del Estado Zulia – Venezuela, los buses, busetas o los llamados “buses rojos” son servicios de transporte público que traslada a un gran número de personas en toda la ciudad, dependiendo del origen y destino de la ruta de tránsito. 

Es bien cierto que en todo servicio públic
o se presentan clasificaciones a partir de las capacidades y/o condiciones de los usuarios, por ejemplo: asientos de preferencias para ancianos, ancianas, mujeres embarazadas, personas con bebés en brazos y discapacitados. Éstos evidencian ciertas características físicas que impiden que “aguanten” más dentro del bus estando levantados por los movimientos bruscos del arranque y los cruces de las calles. 

Pero, ¿qué sucede con la distinción de género? ¿existe una clasificación pública que dicta que las mujeres tengan mayor acceso a un asiento que un hombre? Es claro que la tradición hegemónica nos enseña que todo hombre llamado “caballero” ceda el puesto vacío a una mujer, porque a “simples rasgos” (pendiente con las comillas) es el “sexo débil” y por tanto merece sentarse más que un hombre.

Pero seguimos haciéndonos preguntas, ¿acaso el hombre por ser catalogado como el “sexo fuerte” no merece sentarse? En la actualidad, se ha evidenciado que tanto hombre como mujer pueden o no tener las mismas capacidades físicas para “aguantar” estar parados en un autobus, sin embargo, la tradición nos dice como norma, que por ser mujer automáticamente te mereces el puesto porque los hombres son “caballeros” y las mujeres son “damas” a pesar de que esa distinción de capacidades físicas se encuentra desplegada de la realidad. Hemos visto por ejemplo, como hay mujeres tan fuertes y resistentes como un hombre; y a su vez, hombres que se cansan, tienen malestar y a veces su físico es muy distinto a lo tradicionalmente aceptado de “fuerte y resistente”. 

En vista de esto, el puesto de un bus tiene un gran significado dentro de la sociedad, ya que puede determinar su función a partir de qué persona se sienta él. Todavía en la actualidad se cree que por ser mujer tienes más posibilidades de sentarte en el bus que un hombre y es sabido que las mujeres pueden o no aprovecharse de eso (en algunos casos); de igual forma, hay hombres que no ceden su puesto sin observar bien quién de verdad lo necesita o no. 

Existen muchas versiones en torno a esta problemática. Se puede llegar a decir que el asiento vacío es símbolo de poder y privilegios para los que viajan en bus en su día a día. No es fácil ir a un destino estando de pie y aguantando los movimientos bruscos, así como no es tan fácil llegar a tener la posibilidad de sentarte. 

Un acontecimiento clave (y cuando vayas de nuevo en el autobus y observes) es que cuando alguien se levanta queda un asiento disponible, y hay un hombre y una mujer de pie esperando por sentarse ¿quién crees que se sentará? indiferentemente de quién lo necesita más o quién lo necesita menos. En esta suposición se pueden desprender diversas interpretaciones, pero solo describiremos dos de ellas: 

  1. El hombre se sienta: en este caso, el hombre se sienta porque está más cerca al asiento vacío o la mujer le dice que ya se bajará del bus y por tanto le cede el puesto al hombre. Sin embargo, si esas razones no sucedieran y el hombre se sienta, alguien pensará mal y saben que es así. Hasta los mismos hombres de cualquier edad juzgan esa actuación de ese hombre que decidió sentarse sin consentimiento de la mujer. 
  1. La mujer se sienta: nadie dice nada y todo sigue su rumbo normal. 

Les pregunto, ¿cuáles han sido sus experiencias en relación al poder que tiene un puesto vacío del bus? y ¿qué creen ustedes quién merece más un asiento sin ver distinciones de género? 

Esta interpretación va dirigido al debate respetuoso y objetivo. Es claro que existen muchas versiones de esta problemática actual. Si está a tu alcance, nos gustaría leerte en relación al tema. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s